Las Mujeres Nicaragüenses luchan juntas para cambiar su entorno

Estamos a las puertas de un nuevo 8 de marzo día internacional de la mujer. Tenemos, como cada año, una importante cita para reivindicar los dere­chos de las mujeres. Es urgente trabajar en po­líticas públicas dirigidas a conseguir la igualdad real y evitar una discri­minación, que se hace visible en la brecha salarial, en la poca valoración de los cuidados, en la ausencia de mujeres en muchos espacios públicos o en el acoso sexual y la violencia que diariamente se escribe con nombre de mujer.

Si bien es cierto que se ha avanzado mucho; la igualdad real está lejos de haberse logrado y esto hablando desde el contexto de los “países del norte” si enfocamos la mirada a “los países del sur” la situación es mucho más flagrante si cabe.

El verano pasado tuve la oportunidad de realizar un voluntariado en la ciudad de León, Nicaragua, gracias a la asociación del Hermanamiento León – Zaragoza, para dar difusión de las actividades que se llevan  a cabo en la zona desde hace 25 años.

En mi estancia en León conocí la importante labor que realiza la asociación Mary Barreda, que tiene como ejes principales de su trabajo los  programas de sensibilización y asesoramiento legal para las mujeres en riesgo en la ciudad de León y en las comunidades rurales de alrededor. Una de sus vías de financiación es a través del céntimo solidario que donan de su salario las trabajadoras y los trabajadores  del Ayuntamiento de Zaragoza.

Hace 28 años esta asociación implanto un  programa pionero en atención de salud sexual y reproductiva a mujeres en pública situación de prostitución y con los años han ampliado sus proyectos a otras expresiones de violencia, como la violencia de género, que es aquella que se ejerce contra la mujer por el simple hecho de serlo, la violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes o el trabajo infantil.

Aleida González es abogada y trabaja en la asociación Mary Barreda desde hace 12 años brindando asesoramiento legal. Aleida señalaba la importancia de poner el foco en los ejes de prevención y atención sin olvidar la formación de las generaciones que vienen. Por eso el trabajo de estas mujeres de la asociación Mary Barreda comienza tratando la parte más general de los roles de género asignados y los micromachismos en la vida cotidiana hasta caer en las consecuencias reales  y en el impacto que tienen en los proyectos de vida y aspiraciones de las mujeres de las zonas rurales de León.

Elis Rojas es psicóloga y acompaña en procesos de formación y sensibilización. Reconocía lo reticentes que son a la atención individual debido a la presión social que sufren en las comunidades rurales dónde los vínculos sociales y familiares están ligados de una manera muy estrecha. Por eso, no es nada fácil que las mujeres se reconozcan como víctimas de violencia.

La violencia contra la mujer sigue viéndose, en una gran parte de la sociedad nicaragüense, como un problema de familia. La manera de trabajar de la asociación  Mary Barreda es creando una red de promotoras y promotores, docentes, personal sanitario, líderes de comunidades… para trabajar de manera coordinada en el territorio otorgando a las mujeres, adolescentes y niñas en riesgo la atención jurídica social y psicológica que puedan necesitar. Se intenta crear un tejido social comunitario, para detectar y acompañar en estos procesos pero sobretodo intentan crear RED para que las personas en riesgo sepan a donde dirigirse y se sientan sostenidas y acompañadas.

En cuanto a la justicia, Aleida González reconocía que sí que ha habido un cambio en mayor formación y mejor trato en jueces y fiscales, no así en la policía dónde se debería trabajar más en formación y sensibilización. En Nicaragua existe la  Ley 7-7-9 que es la ley integral contra la violencia hacia las mujeres. Esta ley que surgió como una iniciativa ciudadana debido a las presiones de los colectivos de mujeres del país está sufriendo continuas modificaciones hasta el punto que los feminicidios ya no son vistos como tal, sino que vuelven a ser juzgados como crímenes ordinarios y tienen una pena mínima en la mayoría de los casos.

Esta situación la denuncian también desde Mujeral en Acción. Este colectivo de mujeres que trabajan de forma voluntaria y sin financiación surgió hace 4 años en la ciudad de León a raíz de la violencia que vive a diario la mujer en todas las esferas de la sociedad: acoso callejero o violencia doméstica por nombrar algunas. Jaqueline Guido, es una de las activistas de Mujeral en Acción y siente la necesidad, junto a sus compañeras, de dar voz a las mujeres  de la sociedad nicaragüense que no pueden hablar. Desde este colectivo de mujeres recriminan al estado un mayor compromiso para intentar dar la vuelta a una sociedad patriarcal y con los roles de género todavía muy marcados.

Es importante señalar que la realidad de las comunidades rurales de león es muy diferente a la que se vive en la ciudad. Son dos mundos diferentes, si bien es cierto que existen problemáticas similares éstas se agravan cuando estudiamos las situaciones que se dan en la zona rural. Deconstruir las situaciones de violencia como algo natural, los roles de género asignados y hacer desaparecer la violencia intrafamiliar es responsabilidad de toda la sociedad. Para ello sería necesario crear referentes de nuevas masculinidades libres de violencia.

Los programas de emprendimiento económico de las mujeres son fundamentales. El hermanamiento ha trabajado a través de la cooperación del Ayuntamiento de Zaragoza en capacitaciones (talleres) de empoderamiento que permitan a las mujeres aprovechar sus propios recursos para ser autónomas económicamente y así incentivar su autoestima en espacios sociales y colectivos.

El lema del hermanamiento es “Cooperar con el Sur para transformar el Norte” aun quedan muchos pasos por dar en la lucha por la igualdad y la erradicación de todas las formas de violencia contra la mujer pero si se continúa trabajando, tanto en el norte como en el sur, fomentando nuevos referentes y haciendo conocedoras a las mujeres de sus derechos, estaremos más cerca de la igualdad real.

“La fuerza de las mujeres contra la violencia de género” es un breve documental financiado por el Ayuntamiento de Zaragoza a través del hermanamiento, que refleja cómo se organizan las mujeres nicaragüenses y luchan juntas con fuerza para cambiar su entorno.

Podéis escuchar aquí el podcast Zaragoza con León (emitido el 100817 en hoy por hoy Zaragoza) con las declaraciones de:

Aleida González, abogada de la asociación Mary Barreda
Elis Rojas, psicóloga de la asociación Mary Barreda
Jaqueline Guido,  activista de Mujeral en Acción

 

Laura López Machín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s